Comisión de Salud presentará legislación para evitar la fragmentación de servicios de salud mental

El Capitolio – El presidente de la Comisión de Salud, el representante Juan Oscar Morales Rodríguez, anunció que se propone radicar un proyecto para obligar a los planes médicos que trabajen el área de salud mental y física de forma integrada de modo que los pacientes de salud mental puedan recibir un servicio completo cuando se encuentran hospitalizados en una facilidad psiquiátrica.
 
Su anuncio se produjo, luego que el presidente del Colegio de Médicos Cirujanos, Víctor Ramos Otero denunciara una dilación en ofrecer servicios de medicina física a los pacientes de salud mental, aun cuando los pacientes se encuentran internados en facilidades psiquiátricas ubicadas en el mismo hospital.
 
“A base de lo que trascendió hoy aquí en la vista pública, entiendo que es inconcebible que un paciente, que este recluido por una situación de salud mental en un hospital, si necesita algún servicio de salud física, haya que darlo de alta de la facilidad mental, para admitirlo por emergencia para que reciba atención para su condición física”, dijo el legislador. 
 
Afirmó que es necesario que la salud se vea de forma integral, por lo que adelantó que la Comisión va a estar atendiendo ese proyecto de “manera inmediata ya que las aseguradoras no han sido flexible en ese sentido, nosotros las vamos a obligar por ley”. 
 
Ramos Otero señaló que esta práctica que llevan a cabo los planes médicos, pone en peligro la integridad física de estos pacientes por lo que es necesario que se no se fragmenten los servicios como se ha hecho hasta el presente.
 
“Creo que debería prohibirse que eso ocurra, el paciente es uno solo y sus problemas físicos y mentales deben atenderse de forma integral, las alternativas las hay, pero muchas veces no te las dejan utilizar”, dijo el galeno, quien criticó el hecho de que tanto los planes privados como públicos tienen como práctica dilatar la hospitalización psiquiátrica por periodos que van desde las 23 horas, hasta tres días.
 
La denuncia se dio durante vistas públicas en la que se analizó la Resolución de la Cámara 250, del ex presidente de la Cámara de Representantes, José Aponte Hernández, en la que se comisionó una investigación sobre las causas o factores que han incidido en los problemas de salud mental en la isla.
 
En ese sentido, la administradora de la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción, Suzanne Roig Fuentes, señaló que tras los acontecimientos ocurridos por el paso de los huracanes, así como los problemas económicos por lo que atraviesa la población, se produjo un aumento de 150 llamadas diarias a la línea PAS, que administra la agencia.
 
Explicó que la mayoría de las llamadas son relacionadas a síntomas de tristeza, depresión y ansiedad por problemas de pareja, seguidas por problemas económicos principalmente en personas que tiene empleo.
 
Indicó que las estadísticas del Proyecto Anímate que señala que entre los meses de noviembre del 2017 a febrero de 2018 se impactaron a 102,946 personas a través de los hogares, así como a 61,539 personas en otros espacios públicos con elementos de riesgo tales como la pérdida de la propiedad, empleo o estatus económico. También en este periodo, se realizaron 1,897 intervenciones grupales de las cuales el 57% fueron con menores en edad escolar.
 
“La literatura y ahora la experiencia nos señala que en situaciones de desastre se produce un incremento en la desestabilización de la salud mental y aumenta la morbilidad psiquiátrica, así como otros problemas sociales. La salud mental se afecta cuando las personas carecen de las necesidades básicas de sustento y se altera su “rutina”. Tras el paso del huracán María, podemos afirmar que el disloque emocional subsecuente al evento ha sido tan serio como el propio huracán”, puntualizó la funcionaria. 
 
Por ello, recomendó que la inclusión de estrategias dirigidas a la atención de la salud mental en los planes de emergencias, mitigación y riesgos del gobierno, agencias y el sector privado, así como la creación de alianzas coordinadas de esfuerzos conjuntos entre los proveedores de servicios de salud mental privados y del estado.
 
También, señaló que es necesario establecer un registro de voluntarios facilitadores de salud mental desde el cual puedan identificarse por área y capacitación para la atención de cualquier evento. Esto, junto a un sistema coordinado de capacitación en estrategia y modelos de intervención especializados para este tipo de eventos.
 
Por su parte, Ada Rojas, de la Comisión para la Prevención del Suicidio del Departamento de Salud señaló que a pesar de que la literatura señala que existe una relación entre los comportamientos suicidas y ciertos trastornos mentales, no es posible establecer de forma categórica una relación causal entre el suicidio y los trastornos mentales por lo que recomendó enmiendas de lenguaje en la medida para subsanar esta afirmación.